Consejos Lactancia

BIBERONES Y TETINAS
 
El biberón es el producto destinado para la bebida del bebé, leche materna, leche artificial o agua.
 
Después de cada toma hay que lavarlo correctamente ya que la leche es un perfecto caldo de cultivo para la proliferación de microorganismos.
 
Se debe prestar especial atención debido a que pueden presentarse los siguientes riesgos:
  • Aerofagia: evitar que durante la toma el bebé ingiera aire ya que puede provocar cólicos. Se evita poniendo el biberón inclinado.
  • Quemaduras: comprobar la temperatura antes de dar la toma ya que el líquido puede estar a punto de ebullición y el biberón estar a temperatura ambiente. La leche materna está a 37ºC, el biberón debe estar lo más próximo a esa temperatura.
  • Desprendimiento de materiales: Debido a la exposición a altas temperaturas los materiales se pueden rasgar y desprender sustancias que obstruyan las vías respiratorias.
El biberón está compuesto por:
Botella graduada:
Es el recipiente que contiene los líquidos. El tamaño varía en función del contenido, es decir, los pequeños (100ml.) suelen utilizarse para el agua y los más grandes (250ml.) para la leche o los cereales. Puede ser de cristal o de plástico.
La elección del material ha de depender del uso del mismo; los biberones de cristal se limpian más fácilmente, absorbe menos olores y sabores pero pesan más y se pueden romper.
Siempre deben ser transparentes, con la graduación adecuada y susceptibles de esterilizar.
 
Tetina
Es la parte flexible que se introduce en la boca. Según la forma puede ser redondeada, en forma de gota, anatómica y con diseños especiales para bebés prematuros o con malformaciones.
El material puede ser de caucho (látex) o de silicona. Los primeros recuerdan más al pecho materno pero se deterioran con más facilidad, retienen olores y sabores y no aguantan altas temperaturas, sin embargo se recomiendan cuando comienzan la dentición.
Los de silicona son más duraderos y cuentan con la ventaja de que al ser transparentes hacen que se controle mejor la cantidad de líquido que hay en su interior y así evitar la succión de aire. Con la dentición se pueden rasgar y desprender fragmentos que obstruyan las vías respiratorias del bebé.
Existen varios tamaños en función de la edad, los hay de 0 a 4/6 meses, de 4/6 a 12 meses y a partir de 12 meses. 
El número de orificios y el tamaño de los mismos dependerá del contenido y de la edad. Un agujero pequeño proporcionará un flujo lento, varios agujeros y de mayor tamaño proporcionarán un flujo mayor, adecuado para papilla.
Existen tetinas que incorporan válvulas anticólico o antihipo para evitar la entrada de aire.
 
Dispositivo de rosca
Normalmente es de material plástico y une la tetina con la botella.
 
Disco de sellado
Suele ser de material plástico y permite el sellado hermético de la botella. 
 
Vaso-tapón
De material plástico, la función que tiene es proteger a la tetina.