Consejos Lactancia

CHUPETES
 
El chupete es un objeto infantil cuya principal función es tranquilizar al bebé estimulando, además el reflejo de succión.
 
Hay lactantes que prefieren succionar el pulgar pero este hábito es más difícil de abandonar y produce alteraciones cutáneas.
 
El uso del chupete no debe comenzar hasta los 15 días de vida o hasta que la lactancia materna esté establecida, debe restringirse a los 8 meses y retirarse al año. El uso debe ser restringido, no más de 10 minutos.
 
Hay que tener especial cuidado con la conservación y la higiene y no se deben de impregnar con sustancias dulces ya que favorece la aparición de caries.
 
El chupete está compuesto por:
 
Tetina:
 
Es la parte flexible que se introduce en la boca e imita al pezón materno.
Puede estar hecho de diferentes materiales como caucho (látex) o silicona, los de caucho recuerdan más al pecho materno pero se deterioran con más facilidad, retienen olores y sabores y no aguantan altas temperaturas, sin embargo se recomiendan cuando comienzan la dentición.
Los de silicona son más duraderos y duros. Con la dentición se pueden rasgar y desprender fragmentos que obstruyan las vías respiratorias del bebé.
Las tetinas pueden tener diferentes tamaños y la elección ha de ser en función de la edad del bebé y del tamaño de la boca.
 
Disco:
 
Es la estructura de detrás de la tetina. Funciona como pantalla para evitar que el chupete se introduzca en la boca del bebé.
 
Anilla:
 
Es el dispositivo que facilita la manipulación del chupete.
 
Estos tres elementos pueden formar una sola pieza (son los más recomendados porque son los más fáciles de limpiar) o de varias piezas ensambladas, estos últimos tienen el disco y la anilla de plástico duro y son los más usados porque llevan motivos de fantasía, sin embargo hay que prestar especial atención para que no se desprenda ninguna pieza.
 
El uso del chupete puede presentar los siguientes riesgos:
 
  • Fracaso de la lactancia materna: Se da cuando el lactante satisface la necesidad de succión con el chupete o se sacia antes. Estimula durante menos tiempo el pezón y la mama produce menor cantidad de leche.
  • Malformaciones dentarias (por el uso prolongado)
  • Asociación a otitis media de repetición.
  • Posible desarrollo de hipersensibilidad al látex.
  • Mayor riesgo de úlceras orales.
  • Alteración del sueño.