Consejos Lactancia

ESTERILIZACIÓN DE PRODUCTOS INFANTILES
 
Durante los primeros meses de vida del lactante es fundamental esterilizar todos los productos infantiles ya que su sistema inmunitario aún es deficiente.
 
A través de la leche materna pasan anticuerpos (defensas) que protegen en cierta medida al bebé, el problema está en los bebés que se alimentan con leche artificial que no llevan anticuerpos y además, son un caldo de cultivo bacteriano.
 
Hay dos procedimientos para esterilizar:
 
  • Físicos (en calor)
  • Químicos (en frío)
 
Los materiales que no toleran el calor deben esterilizarse por medios químicos. Consiste en un baño del elemento infantil en agua con alguna sustancia química (comprimidos o soluciones). El tiempo varía dependiendo del producto químico (entre media y una hora). Las ventajas de este método son que no se necesita electricidad y que la solución dura 24 horas. El problema es que es un método lento y que deja olor a cloro.
 
La esterilización en calor es un método físico por el cual el vapor de agua elimina los microorganismos. Es un método rápido (dura de diez a veinte minutos) y puede realizarse con aparatos eléctricos dedicados a tal fin, en microondas o en ollas. La desventaja de este método es el riesgo de quemaduras.