Lactancia

POSICIONES PARA AMAMANTAR
 
La posición para amamantar al bebé es fundamental para evitar problemas dolores en el pezón, congestión mamaria e incluso suministro inadecuado de leche.
 
Amamantar es una técnica que se adquiere con la práctica, requiere de tiempo y paciencia por parte de la madre. Los días más críticos son los seis o siete después del parto y conviene que la primera toma se de dentro de la primera hora después del nacimiento (se puede pedir ayuda a las enfermeras).
 
La estancia en la que se dará la lactancia ha de ser cómoda, silenciosa, pacífica. Lo ideal es dar el pecho a demanda, es decir, cuando el bebé tenga hambre, suele ser de 8  a 12  tomas cada 24 horas (incluyendo la noche), así se evitan problemas de congestión mamaria. El problema de tener un horario rígido y espaciado de lactancia es que el bebé puede succionar con mucha fuerza (por el hambre) y dañar al pezón.
 
Una vez terminada la toma, exprimir el pecho para que salga un poco de leche, masajear suavemente el pezón y dejarlo secar al aire (nunca directamente al sol).
 
Hay cuatro posiciones para amamantar, recomendadas en función del estado de la madre, pero todas tienen en común los siguientes pasos:
  1. Acercar el bebé al pecho, no el pecho al bebé.
  2. El oído, el hombro y la cadera del bebé han de estar alineados.
  3. Sujetar el pecho con la mano de tal forma que el pulgar quede encima y el resto de los dedos por debajo, separados considerablemente de la areola.
  4. Hacer cosquillas con el dedo meñique o con el pezón en el labio inferior del bebé y en cuanto abra la boca (similar a un bostezo) introducir el pezón en la boca. Los labios han de rodear la areola.
  5. La nariz del bebé ha de tocar el pecho pero sin presionar para dejarle respirar libremente.
  6. Se nota que está succionando porque siente un tirón rítmico en el pecho. No debe doler.
Para retirar al bebé del pecho, se debe quitar el vacío que se produce por la succión, para ello se debe introducir el meñique por la comisura de la boca, entre las encías.
 
Una vez terminado, se debe ayudar al bebé a que expulse el aire que ha tragado mientras succionaba, para ello, hay que colocarlo en posición vertical, apoyado entre el pecho y el hombro y presionar suavemente la espalda, dándole ligeros golpecitos.
 
POSICIÓN DE CUNA
Sentada cómodamente se recuesta al bebé sobre el brazo, con la cabeza sobre la doblez del codo y estómago con estómago. El antebrazo del bebé debajo del brazo de la madre.
 
POSICIÓN DE FÚTBOL AMERICANO
Sentada cómodamente se sostiene la cabeza y el cuello del bebé con la mano, de tal forma que las piernas y el tronco queden por debajo del brazo.
Esta posición está recomendada en partos por cesáreas, en pechos grandes y en bebés pequeños o nerviosos.
 
POSICIÓN RECOSTADA
Tumbada cómodamente, recostar al bebé paralelo, estómago con estómago.
Esta posición está recomendada en partos por cesárea, en situaciones donde no se puede permanecer sentada durante mucho tiempo (por episiotomía o por hemorroides) y cuando la madre está muy cansada.